Juego Final

Faustino MAquel día se había despertado temprano. Leyó por horas el libro que su padre le regaló. Al terminar, anotó en la primera página algunas palabras. Exhausto de la lectura entró al baño. Dejó que el agua cayera sobre su cabeza. Salió. Se vistió. Tomó su maletín. Se marchó. Entró a una cafetería. Pidió un sándwich sin vegetales. Lo comió. Dejó sobre la mesa un billete. Caminó al banco. Entró. El servicio al cliente atendía a una persona. Se sentó a esperar. Llegó su turno. Entregó un documento firmado. Después de unos minutos recibió el monto solicitado. Regresó a su casa. Se sentó en el sofá. Miró las fotos de su mujer hasta quedarse dormido. Despertó. Tomó el dinero. Se fue a un casino. Al llegar notó que por el aire se escabullía un olor a Bachata Rosa. Empezó a jugar. En poco tiempo lo había perdido casi todo. Cansado, hizo una última apuesta. La ganó. Hizo otra duplicando lo apostado. Y otra. Y otra. Y otra. Las ganó. Terminó la noche con poco más de medio millón pesos. Se retiró. Ya en su hogar lanzó todo el dinero sobre la cama. Deslizó la mano bajo la almohada. Abrió la boca, se disparó y su cuerpo cayó junto al de su esposa.


Nota biográfica

Faustino Medina, profesor de la Escuela de Letras de la Universidad Autónoma de Santo Domingo.
faustinomedina2683@gmail.com

 

Comentarios De Facebook

Check Also

Los dos dogmas del empirismo de Quine

En 1951 el filósofo Willard van Orman Quine publicó uno de los artículos más relevantes …