La doblebúsqueda y la simbología en 1984

Por: Abner Domínguez

«La historia es la madre de todas las ciencias»,
Karl Marx

En la obra del escritor británico George Orwell se percibe el manejo de tópicos correspondientes a la filosofía y concretamente a la política. Por un momento, la lectura de este autor de renombre puede viciarse por una necesidad que se encuentra fuera de lo que generalmente se considera literatura como tal. La genialidad de Orwell, sin embargo, radica en la manera de pormenorizar conceptos como el de control social, sin descuidar un argumento entretenido para el lector. 1984 plantea una distopía en la que los ciudadanos son sometidos a una constante vigilancia por parte del Partido, en la figura del Gran Hermano (o Hermano Mayor).

La novela parte de esta figura autoritaria para dar origen a una doblebúsqueda. Por un lado, el personaje principal, Winston Smith, aprovecha su status como miembro exterior del Partido para comprender el funcionamiento del sistema político y ser parte de su final; por el otro, el lector inicia un desenmascaramiento de la realidad inmediata hasta llegar a la conclusión de los hechos. No obstante, la doblebúsqueda será dos caras de una sola moneda, pues la impresión es inseparable mientras se lee. El Gran Hermano y otros elementos que aparecen en la novela muestran, además, simbolismos de poderosa significación.

George Orwell

De la misma manera en que Smith es sofocado con la vigilancia permanente, predomina una sensación de restricción durante toda la trama. Los lugares y los hechos, aun los diálogos, son desarrollados brevemente. El propio narrador exterior, pero focalizado en el protagonista, detalla las cosas a medida en que este va descubriéndolas. Indudablemente, Orwell coloca dichos elementos narrativos dentro de una trama que se limita a sí misma y al lector, estableciendo así un ambiente controlado. De hecho,1984 trata específicamente sobre el concepto “limitar”. Una de las finalidades del Partido es acabar con el pensamiento divergente por medio de la manipulación y la reducción gramatical de la vieja lengua.

En consecuencia, tanto Smith como el lector se encuentran respectivamente en una sociedad y trama estrechamente restringidas. Aquí es donde la doblebúsqueda cobra significado. El proceso de descubrimiento tiene como intermediario al propio narrador, cuyo alejamiento (por ser externo) y, al mismo tiempo, acercamiento (por estar focalizado en Smith) ofrece claridad al lector durante el transcurso de la historia. La novela muestra una totalidad que poco a poco se va analizando y comprendiendo de lo general a lo particular. La aparición de O´Brien, miembro interior del Partido, y personaje que logra sintetizar el argumento, marca el final de la búsqueda para Smith.

Smith es abordado en ocasiones por recuerdos e imágenes relacionadas con su madre. Hay una ausencia física de esta durante la historia, pero las nociones presentadas en sus sueños y recuerdos con relación a su desaparición o muerte dan evidencia de la carga simbólica que rodea a la novela.

El protagonista de 1984 es un asesino de la Historia, su ocupación dentro de la sociedad controlada por el Gran Hermano consiste en la reedición de los hechos históricos en beneficio del establishment. Con esta acción el Partido busca no cambiar la Historia sino contribuir a su anquilosamiento, su muerte. De esta manera se vinculan en el relato la figura de la madre de Smith y el deber que este consuma eliminando la Historia sistemáticamente. Sucede, entonces, un cambio de roles: el Hermano Mayor suplanta la figura de la madre (Historia). Los ciudadanos no necesitan saber, tener, chupar de la Historia; tampoco Smith requiere de una madre que le cuide. Con la imagen del Hermano Mayor es suficiente, él les protegerá a todos.

La materialización de ese Hermano Mayor la encontramos en O´Brien. Este individuo ayudó a Smith a darse cuenta de la necesidad de un sistema político como el propuesto en la novela. Desde un principio, el protagonista sintió una atracción que fue creciendo hasta convertirse en admiración, como si de un hermano protector y maestro se tratara.
Varios elementos refuerzan la idea del Hermano Mayor como el protector, mientras que los otros miembros de la sociedad son hermanos menores. Por ejemplo, la vestimenta que llevaban los miembros exteriores del Partido (“mono”, mameluco u overol) representa esa cualidad de niños menores. Si bien es cierto que el overol es una prenda que distinguía a la clase laboral durante el apogeo industrial, a partir de los años treinta comenzó a popularizarse como un producto para la población infantil.

Asimismo, la ginebra es un elemento muy repetitivo en el relato. Era una bebida suministrada y autorizada por el propio Hermano Mayor. La ginebra resulta ser una representación de la leche que se proporciona a los niños. Sin embargo, como existe una ausencia de la madre, esta “leche” es de carácter no natural, es decir, se industrializa. Es curioso como en dos ocasiones Smith eructa luego de tomarse su ginebra, como si este fuera un niño acabado de tomar su leche.

Nota biográfica:
Abner Domínguez, es un ser interesado por la creación, artística sobre todo. La música y las letras son su motor de existencia. Seguidor de la doctrina del Caribe como zona donde se cocina un arte que trasciende las épocas y el tiempo mismo; hecho en casa, hirviendo entre las circunstancias espaciotemporales del siglo XXI. La identidad caribeña que rompe con los lazos nacionalistas, engloba y sintetiza a poblaciones marginales de la escena cultural dominicana actual. Es profesor de Lengua, Literatura y Educación Artística.
Comentarios De Facebook

Check Also

Los dos dogmas del empirismo de Quine

En 1951 el filósofo Willard van Orman Quine publicó uno de los artículos más relevantes …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *