La perra, las gallinas y los perritos

Estando de vacaciones en Puerto Plata escuché una conversación entre mis cuñados y dos de sus primos acerca de una perra montés, que les estaba acabando con las gallinas.

Según su relato, la pobre perrita había parido recientemente una gran camada de cachorros y necesitaba alimentarlos y el medio que le resultaba más eficiente, al parecer, eran las gallinas y los pollos de mis cuñados.

Pero lo que más me impresionó de esta historia fue la solución que estos le dieron al problema y la frialdad con que la relataban y sin remordimientos aparentes.

Cuando la historia se hacía larga uno de los primos preguntó, “¿primo y qué hizo usted para atraparla?”, y mi cuñado le respondió tranquilamente, “…busqué una escopeta prestada y me dispuse a acecharla, pero siempre ella terminaba burlándose de mi, pues en el momento meno esperado aparecía se robaba las gallinas y los pollos y desaparecía, hasta que un día, por suerte descubrí donde tenía escondida la camada de cachorros, y ese día —interrumpe el relato para sonreír complacido por su habilidad de cazador y sigue contando— terminó su suerte”.

En ese momento interviene el nuevamente el primo y pregunta, “¿qué hizo con los perritos?”, “Nada primo, tomamos uno y comenzamos a matarlos lentamente con un palo, y así uno por uno, hasta que sus gritos atrajeron a la mama quien los defendió como si fuera una gente y aunque era una perra muy escurridiza en esta ocasión se dejó matar fácilmente tratando de quitarnos a los perritos que ladraban como loquitos, sin saber lo que pasaba”.

Finalmente, después de haber escuchado este macabro y desagradable relato me atreví a preguntarle al grupo, medio haciéndome el loco para no dar la impresión de que me desagradó la historia, oiga cuñado, ¿y qué hicieron con los perritos que quedaban vivos?, y el cuñado del relato me respondió tranquilamente, “¡Adiós cuñado y qué íbamos a hacer, los matamos!” y no agregó comentarios, y entonces volví a preguntar, ¿pero de qué forma los mataron?, y él me respondió avergonzado, pues no quería mirarme a los ojos, algo más perturbador aun, “los agarramos y como nadie se atrevía a matarlos con el palo los enterramos vivos”. Ya en ese momento no podía ocultar mi indignación ante tanta ignorancia e indolencia junta, ¿pero es qué no les dio pena matar a esos infelices?, y respondieron casi a coro, “¡…claro que nos dio penas, ¿pero, qué íbamos a hacer, si nos estaba acabando con las gallinas y los pollos…!”.

¿Qué valoración hacen ustedes de la situación planteada en esta historia?
¿Qué hubieran hecho en esa situación?

Comentarios De Facebook

Check Also

Valoración de las mujeres filósofas dominicanas

En un curso dictado por el Dr. Julio Minaya en el último semestre del 2023 …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *