El suicidio de judas, un acto de arrepentimiento y autocastigo

Según cuenta la tradición cristiana Judas habría vendido a Jesús por 30 monedas de plata y posteriormente a ello se ahorcó producto del remordimiento que sentía.

Sobre la forma de la muerte de judas existen versiones divergentes, pues mientras en el evangelio de Mateo se afirma que: «Y arrojando las piezas de plata en el templo, salió, y fue y se ahorcó. Los principales sacerdotes, tomando las piezas de plata, dijeron: No es lícito echarlas en el tesoro de las ofrendas, porque es precio de sangre. Y después de consultar, compraron con ellas el campo del alfarero, para sepultura de los extranjeros. Por lo cual aquel campo se llama hasta el día de hoy: Campo de sangre» (Mateo 27:5-8).

Por otro lado “Lucas nos dice que Judas cayó en un campo y que su cuerpo se reventó. Este es el relato de Hechos: «Este, pues, con el salario de su iniquidad adquirió un campo, y cayendo de cabeza, se reventó por la mitad, y todas sus entrañas se derramaron. Y fue notorio a todos los habitantes de Jerusalén, de tal manera que aquel campo se llama en su propia lengua, Acéldama, que quiere decir, Campo de sangre» (Hechos 1:18-19).” 

No pretendemos entrar en cuestiones hermenéuticas, para la finalidad que nos interesa vamos a sumir que judas murió por ahorcamiento producto del remordimiento que sentía al haber traicionado la confianza de una persona que confió tanto en él que lo nombró su ecónomo, lo que significa que confiaba en él mucho más que en los demás. En la vida por lo general, depositamos nuestro dinero, las cosas de valor en las personas en la que más confiamos.

La pregunta interesante en este caso es, ¿Qué nos quiso decir judas con su suicidio?, siempre he preferido pensar que el suicidio de judas es una acto de reivindicación personal, es como diciendo, yo he cometido un tremendo error, he cometido un acto que no se paga con cárcel, la penalidades establecidas en la leyes no castigan adecuadamente el daño que he causado y por eso yo mismo me aplico el castigo que entiendo corresponde a mi crimen, la muerte.

Entonces en ese caso el suicidio de judas debe verse como un acto de autocastigo. Muchos religiosos dirán que judas tuvo remordimiento, más no arrepentimiento y que por tanto no merece el perdón buscado. El arrepentimiento y el perdón es otro tema interesante.

El suicidio de judas se parece mucho al de los hombres que matan a sus compañeras sentimentales y luego se suicidan. Ambos suicidios buscan mostrar un arrepentimiento verdadero al aplicarse ellos mismos un castigo equivalente al daño causado.

Otros piensan que el suicidio en este caso, es sinónimo de miedo o intensión de evadir la culpa. Pero esa lectura me parece muy superficial, porque matarse a sí mismo sigue siendo un dato radical, los organismos vivientes, conscientes o no siempre quieren seguir viviendo. 

El suicidio de judas se parece mucho al de los feminicidas-suicidas que al estar envidos de la ideología social de estos tiempos que califica en uxoricidio como un crimen imperdonable y sin justificación alguna, sienten el llamado del deber ser de su conciencias y recuren al suicidio para mostrar su arrepentimiento y buscar el perdón de aquellos que fueron afectados por su acción.   

 

Comentarios De Facebook

Check Also

Comentario breve a partir del libro “Filosofía del silencio” de Alejandro Arvelo

En la sociedad actual vivimos inmersos en una gran cantidad de estímulos e informaciones que …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *