Algunas variaciones lingüísticas en el cuento En un bohío de Juan Bosch

¿Qué harían si su única opción es entregarse sexualmente a un extraño para salvar la vida de sus hijos? Ya escucho las voces de muchas personas respondiendo. Algunos dicen y, otros, no. No los juzgo, cada uno debe hacer lo que sus valores le indiquen o, dicho de otro modo, lo que le venga en gana. Solo paso por aquí y les planteo esta preguntita porque deseo comentarles el cuento En un bohío de Juan Bosch.    

Se trata de un relato breve. Les aseguro que se lee en ocho minutos o menos. Este se centra en una pobre mujer que se ve condenada a cuidar sola a sus hijos. El esposo está preso por algún delito no indicado en el relato. La casita donde viven está muy alejada del pueblo y la pequeña familia, literalmente, muere de hambre. Lo interesante es, precisamente, la respuesta de nuestro personaje principal frente a la pregunta con que se inició este texto. Ella, que en principio iba a aceptar la propuesta, se negó por una especie de moral casi imposible de seguir en estos días. Como ven, esta mujer, lejos de dejarse guiar por sus instintos de supervivencia prefirió, damas y caballeros, mantenerse “inmaculada”.  

Bueno, sepan que el motivo de mi texto no es solo decirles qué sucede en el cuento de Bosch. Quisiera, además, presentarles, si me lo permiten, un breve análisis de algunas variaciones lingüísticas presentes en este relato. Quienes me conocen saben que no soy una persona cuadrada, intento ser, por todos los medios posibles, open mind como dicen los gringos; sin embargo, voy a necesitar encuadrar ciertas cositas.

cooperativa generatio nova

Variación detectada en el cuento Descripción del fenómeno lingüístico Expresión estándar 
¿No era taita, mama? Se trata de una elección léxica informal. Taita es un vocablo no estándar presente en muchos hablantes rurales de República Dominicana.  ¿No era papá, mama?
Yo lo vide, mama. Taba ahí y me trujoun pantalón nuevo. En el primer caso, se produce una adición de la sílaba /de/ al verbo ver. Este fenómeno se denomina parágoge. En el segundo, por su parte, aparece una aféresis porque el hablante elide la sílaba inicial /es/. Finalmente, este sustituye la vocal /a/ por la vocal /u/ para constituir la forma arcaica castellana trujo, equivalente a trajo.

 

Yo lo vi, mama. Estaba ahí y me trajo un pantalón nuevo.
Ta bien; dentre Este fragmento se ve marcado por la incorporación del fonema /d/ al inicio del verbo entrar. Este fenómeno se conoce como prótesis. Está bien; entre.
No, jijo. Tu taitaviene dispués, más tarde. La primera variación se identifica en la palabra jijo. Se nota una pronunciación de la /h/ aspirada como /j/ relajada. Por otro lado, /dispués/ presenta una disimilación vocálica. La mujer sustituye la /e/ de la sílaba /des/ por la /i/.  No, hijo. Tu papá viene después, más tarde.

 

Espero no estén muy agobiados con todo esto. Aún así, debo decir que tales variaciones pueden tener sus causas en factores extralingüísticos como el lugar de procedencia de los hablantes (el niño y su madre), su clase social y su nivel de instrucción. Otros podrán pensar, y yo no me opongo, que la edad y el género de estos, también, podrían ser elementos determinantes. 

Como ven, aparte de los factores lingüísticos, que aquí no se mencionan, los factores sociales o extralingüísticos inciden de manera decisiva en los cambios que suceden dentro de una lengua. Digo esto porque la sociedad, de una manera u otra, determina el comportamiento discursivo de la gente. Si estos breves ejemplos no les convencen, solo deténganse a escuchar a sus amigos y verán cuántas variaciones producen. Yo sé que ya ustedes deben estar buscando el cuento para leerlo o releerlo; pero, por si acaso, solo hagan clic aquí. ¡Hasta la próxima!

 

Comentarios De Facebook

Check Also

Los dos dogmas del empirismo de Quine

En 1951 el filósofo Willard van Orman Quine publicó uno de los artículos más relevantes …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *