Aude qastione: el gran error de Dios

Franklin Omar Vargas
Prof. Franklin Omar Vargas

En el presente ensayo no buscamos entorpecer nuestras relaciones amistosas con devotos religiosos. Extiendo mi respeto, el fin de este ensayo debe servir sólo para la reflexión filosófica y ejercicios intelectuales. En esta ocasión haremos una revisión a la historia de Adan y Eva y cómo esto se ajusta al destino del hombre y su relación con Dios.

Desde niños nos cuentan la historia del inicio de la humanidad partiendo de los relatos bíblicos, es decir “Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” pero para llegar ahí tuvo Dios que crear donde vivirán estas criaturas y fue algo como: “en el principio creó Dios los cielos y la tierra y la tierra está desordenada y vacía y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo y el espíritu de Dios  se movía sobre la faz de las aguas, y dijo Dios “se la luz” y vio Dios que la luz era buena y separó Dios la luz de las tinieblas y llamó a la luz día y a las tinieblas llamó noche…”  y en cuanto a la tierra “separó Dios las agua de lo seco y llamó Dios a lo seco tierra a las aguas mares” de las tierras crea Dios las montañas, las hierbas verdes, los frutos, y siguió Dios así hasta crear al hombre a su imagen y semejanza, llega el día 7 y descansa.

 En principio, la razón de Eva 

De acuerdo a las tradiciones bíblicas, el hombre fue creado con un soplo que dio vida y de él nace Eva, como una obra noble de Dios para acompañar al hombre. Parecería una obra machista tales pretensiones puesto que primero Dios elige al hombre y de su totalidad (la del hombre) aparece la dignidad suficiente para crear la mujer de una pequeña porción de él. Si bien sabemos que debemos partir de “lo que fue” y no de los “pudo haber sido” siempre sobra espacio para analizar por qué Dios no los creó a ambos al mismo tiempo, así ambos tendrían el mismo peso y la misma dignidad, de ser así, los movimientos feministas hoy día no tendrían necesidad de existir, ni la mujer no sería vista como acompañante del hombre sino como un ser humano no nacido para suplir esa necesidad.

cooperativa generatio nova

Analicemos esto un poco más. Supongamos que todas las creaciones de Dios tienen un sentido de ser, una razón por la cual utilizar fuerza divina para su gestación. Entendemos que crear el universo, la tierra y el sol, tienen el sentido del equilibrio perfecto del cosmos,  el agua y el sol sirven  para hacer crecer los frutos y los frutos para alimentar animales y al ser humano, al hombre como una de sus más bellas creaciones, a tal punto de regalarle su imagen y hasta su semejanza, pero ¿cuál es el sentido de crear a la mujer? revisando todos los puntos posibles, el más lindo de todos es el de poseer la misión de traer vida al mundo, por eso su fisiología le permite gestar vida, de ser responsable de los primeros nueve meses de creación.

Pero haciendo otra revisión, encontramos que el primer sentido es el de quitarle la soledad al hombre (Adan), es decir, que primero debe atender a la soledad del hombre y luego debe   darle hijos, porque ha sido el primer elegido de Dios y el responsable de vigilar que Eva actúe de tal manera que sea bien visto a los ojos del creador. Por esta razón es al hombre que Dios reprocha al descubrir que ha sido Eva la que comió del fruto prohibido.

El primer encontronazo que tiene el hombre con su creador es por las acciones de Eva, la misma que debía brindarle una compañía digna y que debió llenar de bendiciones la vida de Adan, el tema aquí es que Adán falla en vigilar y evitar cualquier comportamiento inusual por parte de Eva, y pasó de ser una persona digna de acompañamiento del hombre, a ser la responsable de su maldición eterna pero ¿hasta dónde llevó esta maldición del pecado original?

cooperativa generatio nova

Del fruto de la curiosidad de Eva, nace el hombre que se iguala a Dios.

El paraíso era la tierra de lo absoluto, sin dualidades, donde no existe el mal, el dolor, el trabajo, el sacrificio, las enfermedades y demás dolencias humanas. El Jardín del Edén era una extensión de Dios convertida en tierra, en él habitaban las primeras plantas, animales y humanos. Todo iría de maravilla siempre y cuando ambos obedecieran las reglas de juego, pero algo salió mal, analicemos:

Dios es una entidad todopoderosa, consciente de su poder, de lo quiere y con capacidad para ver a futuro las manifestaciones de su creación. El hecho aquí es que me atrevería a poner en duda que estas cosas estén presente al momento de crear al hombre, excepto la última (ver a futuro las manifestaciones de su creación). Adan apareció en la mente de Dios como cuando nos miramos al espejo, puso todo su empeño en crearse en su versión humana dotándolo con unas habilidades que sólo Dios tenía: la curiosidad, la capacidad de criticar y crear, en ese mismo orden.

“Dios creó al hombre formándose del polvo de la tierra; del barro lo formó. Dios le sopló su aliento en la nariz y le dio vida. De Dios mismo recibió el hombre ese aliento vital que nos hace vivir, y ser criaturas capaces de percibir su voz. A este primer hombre Dios le puso el nombre de Adán, que significa «el hombre».

No hace falta seguir explicando que Dios tuvo miedo de su creación y le creó su más grande distracción para “acompañarlo”, la misma acompañante que de acuerdo al relato bíblico tuvo la ambición conocer el bien y el mal, y finalmente terminó comiendo de aquel fruto que poseía la ciencia y el saber. Eva es el primer humano que buscó igualarse a Dios y por eso rompe las reglas del juego, y nos preguntamos ¿quién puso el fruto maldito en el paraíso? y ¿con qué propósito lo puso ahí?

Solo Dios tenía la fuerza de poner el fruto prohibido en el paraíso. Podemos comprar la idea del Libre albedrío y que lo puso ahí para validar la fe de Adán y la de Eva pero ¿por qué permitir todo esto cuando puedes crear dos seres humanos sin curiosidades y sumamente obedientes a tus reglas?

cooperativa generatio nova

El gran error de Dios

La creación del hombre fue la gran apuesta. Al terminar de armar el rompecabezas, vio Dios que era bueno, demasiado bueno, tanto que solo era cuestión de tiempo para que el hombre y Dios igualaran su voluntad. Esta dualidad no le gustó al creador y tuvo que tomar medidas para remediarlo.

La única solución para esto era acudir al castigo, pero había que hacerlo de manera meticulosa y sin carga de culpa, por tanto, todo el peso del pecado original debió recaer en el ser humano y no en Dios. Vio Dios que el ser humano era un peligro en potencia y la maldición era el castigo perfecto para frenarlo.

A todo esto, aparece Eva como la gran trampa del hombre. Cuando creó la mujer se aseguró de que la misma tenga el espíritu de la desobediencia, el ser perfecto para romper las leyes del paraíso. No debe de extrañar que haya sido Eva la que comiese del fruto maldito.

9 y llamó Jehová Dios al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú?

10 Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnud; y escondime.

11 y díjole: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo?   ¿Has comido del árbol que yo te mande no comieses?

12 y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dió del árbol, y yo comí

A todo esto, Dios siguió agregando:

16 A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera tus dolores y preñeces; con dolor pararás los hijos; y á tu marido se enseñoreará de ti.

17 y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol que te mandé diciendo, No comerás de él; maldita será la tierra por amor de ti; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida.

18 Espinos y cardos te producirá, y comerás hierba del campo;

19 En el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas á la tierra; porque de ella fuiste tomado: pues polvo eres, y al polvo serás tornado

Finalmente, ambos fueron desterrados:

23 y sacólo Jehová del huerto de Edén, para que labrase la tierra de que fué tomado

24 Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se resolvería a todos,para aguardar el camino del árbol de la vida

cooperativa generatio nova

Desde entonces ha nacido la búsqueda del sentido de la vida. Perdimos los privilegios de Dios, su manutención y su bendición. Ahora existe el dolor y las enfermedades, pero creamos la medicina para contrarrestarlo, la vida se empezó hacer difícil, pero todos los días inventamos algo para estar más cómodos. El “te mantendrás con el sudor de tu frente” se convirtió en grandes corporaciones del sector cuaternario que han acumulado grandes capitales como Spacex, Microsoft Windows  o Google.

Esa curiosidad que Dios le dió al hombre, ha sido usada para contrarrestar los males del pecado original y con eso, igualar los poderes de Dios, tal y como lo temía. El hombre pasó de ser un sujeto subordinado, a ser un rebelde con causa. Se convirtió en creador de grandes edificios, de la cura de enfermedades malignas, se atrevió a crear un sol artificial, cohetes capaces de salir del planeta, submarinos capaces de sumergirse a 10.916 metros de profundidad, aviones que alcanzan los 1.060 km/h y como si no fuera poco, está incursionando en lo que sería el mayor de los logros, aquel que rechaza para siempre la idea de volverse a encontrar con Dios después de la muerte: la inmortalidad.

Comentarios De Facebook

Check Also

Comentario breve a partir del libro “Filosofía del silencio” de Alejandro Arvelo

En la sociedad actual vivimos inmersos en una gran cantidad de estímulos e informaciones que …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *