La llamada clase de los inútiles

Prof. Eulogio Silverio

La humanidad que construyeron nuestros padres fundó sus esfuerzos en proporcionar a los hijos un conjunto de valores morales y religiosos que habían recibido como herencia de la tradición, como darles alimentación, protección familiar, educación escolar cuando era posible y de vez en cuando unos oportunos azotes. Entonces, cuando los muchachos alcanzaban la mayoría de edad los dejaban explorar el mundo por sí mismos.

A grandes rasgos, la generación nuestra educó a sus propios hijos siguiendo estos mismos patrones, pero quizás prestamos mayor atención a la profesionalización que debían tener a partir de los grandes cambios que se estaban produciendo en el mercado laboral.    

Sin embargo,  la humanidad que se está construyendo en estos momentos es muy distinta a la que se haya vivido en cualquier época histórica, donde, de alguna manera, primaron los grandes relatos metafísicos y las grandes utopías sociales.     La humanidad que se construye hoy está en manos de ingenieros y tecnólogos. Muchos teóricos de la actualidad nos informan que está en marcha la Revolución Industrial 4.0, la que a su vez trae aparejada la revolución de la Ingeniería Genética, la revolución de los Cyborg y la revolución de la Inteligencia Artificial.

Ingeniería Genética

En los momentos actuales, la Ingeniería Genética ha logrado la recombinación del ADN, lo que permite, entre otras cosas, cambiar ciertas cualidades en un individuo o colocar cualidades de una especie en la otra.

Es famoso el caso de los conejos, las ratas y los monos de color verde fosforescente, logrado a partir de insertar en su código genético el trozo genético de la medusa que produce esa característica verde fosforescente.

También, se ha logrado crear ratones diez veces más inteligentes que los ratones normales.

Naturalmente, toda esta tecnología se usará para mejorar genéticamente a los seres humanos. Pero como siempre, los seres humanos que podrán pagar estas tecnologías serán los que se beneficiaran de ellas.

Se proyecta que en los próximos años podrían darse reales diferencias biológicas entre ricos y pobres. Algo que no había ocurrido nunca en la historia de la humanidad. Para dar un ejemplo de la seriedad del asunto, Google compró hace unos años, una empresa cuya misión es buscar la solución al problema de la muerte.

La revolución de los cyborg

Un Cyborg es la combinación de partes orgánicas con partes inorgánicas. La  integración de las máquinas con los seres humanos.

En la actualidad, existen humanos que poseen órganos biónicos capaces de recibir y descodificar las ondas cerebrales y ejecutar sus comandos.

Los pronósticos dicen que en un futuro no muy lejano muchos seres humanos podrían tener millones de nanorobots circulando por sus cuerpos, atacando células malignas, como si fuesen un sistema de defensa artificial.

Revolución de la IA

La Revolución de la Inteligencia Artificial es un asunto que va en serio. A nadie sorprende ya escuchar hablar de vehículos que se manejan solos. La Mercedes Bens, por ejemplo, tiene camiones autónomos que recorren distancias hasta de 40 mil kilómetros.

La empresa UBER encargó al fabricante de vehículos eléctricos Tesla 40 mil unidades de vehículos autónomos que serán entregados en el 2022 y el 2023.

Se calcula que para el 2050 se habrá perdido el 40% de los empleos tradicionales a causa de la robotización de la economía que está en marcha.

En estos momentos, la robotización de los procesos industriales está eliminando miles y miles de empleos de los llamados repetitivos. Lo que a la larga creará la llamada clase de los inútiles. Seres humanos cuya mano de obra ya no será necesaria.

Incluso, muchos empleos que requieren formación profesional especializada ya están siendo amenazados, pues la inteligencia artificial ya está en los periódicos redactando los resultados de eventos deportivos y el estado del tiempo.

En Alemania, en estos momentos, se discute la posibilidad de crear un salario mínimo de 800 euros para los desempleados que día a día está generando la integración de la inteligencia artificial a los procesos productivos.

El panorama descrito, anteriormente, puede darnos una idea de la humanidad que se está construyendo, de la humanidad que nos espera en el futuro inmediato.

Estamos obligados a pensar sobre la pertinencia de la universidad que tenemos hoy, ver si nuestros programas están formando egresados con las competencias que demandará el mercado en los próximos años.

Corresponde a la academia pensar esta realidad e informar al Estado dominicano cuáles son sus mejores oportunidades y qué tenemos como nación. Pensar, por qué no, en la realidad económica de la Revolución Industrial 4.0   


Nota biográfica 

Eulogio Silverio: es egresado de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). donde obtuvo el titulo de Licenciado en Filosofía. Realizo una Maestría en Metodología de la Investigación Científica (UASD), y un Máster en Filosofía en un Mundo Global ( Universidad del País Vasco). Además, es egresado de la Escuela Nacional de Bellas Artes donde también realizó una especialidad en Pintura (1996).  Es profesor de las siguientes asignaturas: Introducción a la Filosofía, Ética General, Metodología de la Investigación Científica, Publicaciones: “El problema de la elección moral” y decenas de artículos en revistas impresas y revistas digitales.
Comentarios De Facebook

Check Also

Comentario breve a partir del libro “Filosofía del silencio” de Alejandro Arvelo

En la sociedad actual vivimos inmersos en una gran cantidad de estímulos e informaciones que …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *