François Récanati sobre la interpretación literal

Alejandro Villamor Iglesias

La tesis que el filósofo francés François Récanati se propone responder en su paper “La prioridad supuesta de la interpretación literal” es esencialmente la siguiente: la «proposición literalmente expresada por una proferencia» no necesita ser calculada durante el proceso de interpretación de una proferencia no literal. Esta idea se encuentra profundamente imbricada con el modelo estándar, según el cual en la interpretación de las proferencias literales, el oyente calcula inicialmente la proposición en su literalidad y, posteriormente sobre la base de principios conversacionales, infiere lo que el hablante quiere decir. Por lo dicho, se entiende que Recanati critica este modelo estándar.

La interpretación no literal sí es para Recanati un “caso en el que a un constituyente de la oración proferida se le asigna contextualmente una interpretación distinta de su interpretación literal, por ejemplo, una metafórica o una metonímica”. Aunque se reconocen otro tipo de interpretaciones contextuales; concretamente, se destacan cuatro: la selección de sentido, la construcción del sentido, la especificación y la asignación de referencia. De entre estos cuatro, el modelo del filósofo británico Paul Grice, representante del modelo estándar, solamente es aplicable a la especificación, pero no a los otros tres.

cooperativa generatio nova
Respecto a la selección de sentido, para Recanati han surgido dos modelos a los que le dedica el apartado: el modelo consecutivo y el paralelo. La principal diferencia entre ambos reside en el momento, temporalmente, en el que se intenta la interpretación. Mientras que para el modelo consecutivo el “mejor candidato al valor semántico” se usa primero, para el modelo en paralelo esto se produce, como su nombre delata, paralelamente entre todos los candidatos. Realizando unos comentarios acerca de estos dos modelos, el autor introduce el concepto de accesibilidad, el cual se caracteriza respecto a un estado mental como un sinónimo de prominencia. Es decir, se presenta esta como la novedad del procesamiento, los vínculos asociativos íntimamente ligados a las representaciones accesibles, así como la frecuencia. Asimismo, indica que ambos modelos se aplican hábilmente cuando se produce la asignación de la referencia. La aceptación del modelo inferencial de la no literalidad, aceptado por muchos autores, supondría el rechazo del modelo paralelo de interpretación no literal. Ahora bien, para este todavía hay, mantiene, la posibilidad de rechazar este modelo. Siendo algo que procura en este resto del trabajo.

Recanati aclara que él no pone en duda que, en el orden temporal, se produzca primero una interpretación literal, sino que el proceso en que se conjugan los valores semánticos de la oración comience por los valores semánticos literales de las partes y, una vez calculado el valor literal semántico del todo, se proceda a la valoración de los valores no literales de las partes. Lo cual supondría, según la posición de Recanati, que “la estructura asimétrica de la no literalidad […] no excluye un modelo paralelo como […] el modelo paralelo de la interpretación no literal”. Más adelante establece una distinción entre la interpretación no literal de un constituyente y la interpretación no literal de una oración completa, de tal modo que el que la interpretación no literal de un constituyente presuponga la interpretación literal del mismo no supone que la interpretación no literal de la oración completa presuponga asimismo la interpretación literal de la oración.

En adelante, el filósofo francés introduce un nuevo modelo de la no literalidad, llamado el modelo consecutivo basado en la accesibilidad, en virtud del cual se produce primero un procesamiento del candidato más accesible. Hay que distinguir este del modelo consecutivo basado en la literalidad en la medida en que según este último el primer intento se corresponde con el candidato más literal. Respecto a la ambigüedad, no se puede hablar de una mayor literalidad en ninguno de ambos candidatos, sino que, si uno se procesa antes que el otro, ello responde a la accesibilidad. Lo mismo sucede en la selección de sentido y en la asignación de referencia.

Respecto al apartado “La accesibilidad de mayor categoría y la activación múltiple”, la primera idea reseñable reside en la diferenciación entre un proceso local y uno global. Dentro de la justificación de la falacia que supone, según Recanati, el afirmar que “la interpretación literal se procesa primero”, se diferencia el procesar la interpretación literal del constituyente, del procesar la interpretación literal de la oración en la que aparece. El proceso local consistiría en el primer caso y el proceso global en el segundo. Dice el autor a este respecto que esta diferencia resulta consistente con la “ausencia de prioridad” de la interpretación literal al nivel de la oración. Una ausencia que sería incorporada por el modelo paralelo y el de accesibilidad. Hacia la denominada representación derivada, los dos modelos (el paralelo y el de accesibilidad) entienden que esta interviene directamente en la interpretación global sin suponer un cálculo previo literal de la preferencia.

Los cambios de accesibilidad se producen, por ejemplo, con el cambio en el grado de accesibilidad derivado de “la entrada en juego de material lingüístico adicional”. A este respecto, el intérprete no se dirige a la interpretación no literal tras determinar que la literal es absurda, sino que precisamente no la considera absurda porque va de la posible interpretación literal a la no literal. La posibilidad de un cambio de accesibilidad tiene dos consecuencias. La primera consiste en que el valor literal del sujeto de una oración no es susceptible de ser compuesto semánticamente con el predicado porque “el valor semántico del predicado hace menos accesible el valor literal del término sujeto que alguna otra interpretación no literal”. En segundo lugar, si la oración tuviera un predicado que requiriera un sujeto acorde a la posible interpretación literal de la oración (p.e. un producto culinario en el caso de “el sándwich de jamón se está impacientando”), entonces no habría cambio de accesibilidad y se produciría la interpretación literal.

Acto seguido Recanati pasa a introducir la cuestión del papel de los esquemas en el procesamiento interactivo. Este comienza afirmando que las interpretaciones de los constituyentes no están fijados. Dada la dificultad de conocer qué constituyente es responsable de la interpretación no literal de la oración, Recanati afirma que debemos recurrir a lo que denomina “evidencia indirecta”. La tendencia a la búsqueda de coherencia en las interpretaciones es explicada recurriendo al hecho de que los valores semánticos que se adecúan a los esquemas “refuerzan mutuamente su accesibilidad y por tanto aumentan la probabilidad de que sean seleccionados globalmente como parte de la interpretación de la proferencia”. Este es el motivo de que las interpretaciones que instancian esquemas coherentes tiendan a ser seleccionadas y que se pueda decir que los esquemas guían el proceso de interpretación. Por su parte, que una interpretación se adecúe al “contexto del discurso más amplio” quiere decir que, cuando se asocia una proferencia con el contexto más amplio, se está buscando coherencia.

Sperber criticó en este punto a Recanati a través de la posibilidad de los “garden-path”. Esto es, la posibilidad de que la interpretación más accesible o la primera que viene a la mente no sea satisfactoria y obligue al receptor a “volver atrás”, por lo que “el éxito interpretativo no puede ser igualado con la accesibilidad total”. Con todo, Recanati afirma que esta objeción se encuentra “desencaminada” puesto que no muestra que el éxito interpretativo no se pueda sostener sobre la accesibilidad, puesto que se mantiene la asunción de que la interpretación más accesible será la exitosa. Así, la distinción entre los “estados sucesivos de interpretación” y la noción de “cambio de accesibilidad” dan cuenta de esta posible objeción.

Para Recanati es posible que un proceso contextual obligatorio dependa de uno opcional. Por ejemplo, para que una oración con la estructura “el x de y” exprese una proposición definida, debe proporcionarse contextualmente cierta relación entre x e y. Más adelante, a través del ejemplo de la espada del león, Recanati pretende mostrar que pueden darse dos interpretaciones accesibles para “el león” (sea en el caso de que nos estemos refiriendo a un animal o a un guerrero, dado el contexto, con un león en su escudo). En el caso de que se diese la segunda interpretación, la posición de Recanati es que el modelo CL no podría dar cuenta de ese caso, es decir, en los que la proferencia está indeterminada semánticamente puesto que no se puede calcular la proposición en su literalidad previamente al acceso a una interpretación no literal.

cooperativa generatio nova
Comentarios De Facebook

Check Also

Los dos dogmas del empirismo de Quine

En 1951 el filósofo Willard van Orman Quine publicó uno de los artículos más relevantes …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *