Los problemas antinómicos de la esencia de lo ético de Andrés Avelino I

Humberto R. Méndez B.
Humberto R. Méndez B.

Recientemente acabo de ver en el canal de YouTube, de la Escuela e Filosofía UASD, a cargo del profesor Eulogio Silverio, para quien van mis parabienes, una Trivia sobre: Andrés Avelino: La Filosofía de lo Ético; al seguir lo allí expuesto, me llevó a reflexionar sobre esta obra fundamental del gran filosofo dominicano.

El primer planteamiento del profesor Andrés Avelino, es que debemos hablar de filosofía de lo ético, no de ética científica. Aristóteles es el creador de la ética, y en él no se plantea si la ética puede y debe ser investigada científica o filosóficamente. Para él, la esencia de lo ético es el bien y la verdad, y el objeto de la voluntad.

Desde Aristóteles hasta exclusive Kant y los evolucionistas, el bien supremo depende de lo ético. La ética kantiana se opone a toda ética de bienes y de fines y sustenta una ética formal. Hasta el presente nadie ha mostrado filosóficamente que la moral es el valor; se afirma que la esencia de la ética es el valor y así se acepta.

Scheler tiene una ética personalista opuesta al formalismo kantiano. Avelino plantea que las mayorías de las éticas son hibridas, científicas y filosóficas.

Tanto Scheler como Hartmann hacen éticas filosóficas, aunque Hartmann es más genuino, no dejando de ser esta de ser científica también. La ciencia y la filosofía generalmente son llevadas por la misma persona. Por eso andan juntas, y en una investigación se mezclan los métodos. En esta obra de Avelino, el maestro no quiere realizar ciencia de la ética, sino filosofía de lo moral.

cooperativa generatio nova

Los problemas antinómicos fundamentales de lo ético son el problema de la esencia de lo moral; y el origen de lo moral es el problema antinómico de la libertad, por esa razón no se hace ciencia de lo ético, sino filosofía de lo moral. Recuérdese que, para Aristóteles, la moral nace en las virtudes naturales. Para Sócrates se oponía lo moral a lo natural, ya que, para él, la virtud es ciencia. El que conoce lo bueno no puede obrar mal. La falta de conciencia lleva al hombre a hacer lo malo.

Kant y Scheler reniegan de la ética de los bienes y los fines, por eso llegan a una irreligiosidad del formalismo; y todo esto porque no hicieron filosofía ni metafísica de lo ético. Avelino ve en el protestantismo de Kant, lo que le hizo exagerar el yo. Una ética de los bienes y fines implica la ciencia en un Dios trascendental. Al Kant ser deísta, en su sistema se ve ahogado su religiosidad.

La vida arreligiosa y amoral es la consecuencia de la autonomía ética del hombre. Cuando dijo: “…dos cosas llenan mi alma de admiración y respeto, el cielo estrellado que está sobre mi cabeza y la ley moral que alienta en mí”, esto dice Avelino que destrona a Dios, pues no queda el respeto para Dios.

El imperativo categórico de Kant consiste en que tú debes obrar de tal forma que tú conducta puede servir de legislación universal. Y toda religión comprende una ética; la religión china era pura ética. En el protestantismo la ética tiene mayor importancia que en el cristianismo apostólico.

cooperativa generatio nova

Cuando se estudian los imperativos categóricos, encontramos que estos son leyes formales, y que tienen el carácter de normas y mandatos. Estas normas y mandatos son dados por la conciencia. La ética Kantiana no da preceptos, solo tiene un precepto que el imperativo categórico; por eso la ética formal de Kant es a priori, y por tal no acepta nada empírico.

Lo ético ha de tener validez universal. No todas las máximas tienen validez universal, sino el imperativo categórico.

Cuando se estudian las categoriales del pensamiento kantiano, nos encontramos que en el sistema de categoriales del pensamiento antinómico se exige que la fuerza obligatoria de lo moral no nos venga de ninguna voluntad extraña al individuo, la conciencia debe ser autónoma. Por eso, Kant y Scheler creen que los valores son dependientes del estado de los bienes, como son: la iglesia, la cultura, el Estado, y el bienestar de la comunidad.

Los valores no dependen de bienes particulares, ya que esos bienes nos dan como bien la iglesia cristiana. En esta iglesia, Dios es un valor supremo, y los valores existen por la necesidad de crear o realizar bienes, ya que estos valores hacen que los bienes excitan. Solo en Dios se identifican el bien y el valor, y esa es la razón por la cual bien y valor se exigen mutuamente.

Los bienes como realidades ideales son siempre fines que se proponen las personas que intuyen y prefieren los valores; pero los valores no dependen de los fines, porque los fines tienen valor porque existen valores.

Comentarios De Facebook

Check Also

Los problemas antinómicos de la esencia de lo ético de Andrés Avelino II

Existe un problema antinómico de la relación del valor con las cosas valiosa. Es Scheler …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *