REFLEXIONEMOS JUNTOS Una Invitación a Pensar

Humberto R. Méndez B.
Humberto R. Méndez B.

Segunda y última parte

  1. El principio del tercero excluido. Cuando hablamos del principio del tercero excluido, estamos diciendo que de dos juicios contradictorios que se emiten, uno es verdadero y el otro no; con lo cual se descarta una tercera posibilidad, ya que el tercero está excluido. Cuando alguien dice que el murciélago es un ave, y usted responde que el murciélago no es un ave; entre estos dos juicios o aseveraciones, solo uno es verdadero. Es necesario que se escoja entre el sí y el no.

Cuando pusimos el ejemplo del murciélago, que decíamos que  si es un ave o que no es un ave, nos estamos refiriendo a un enunciado que ha de ser verdadero o no; pero si dijera que el murciélago, por ser mamífero, es un cuadrúpedo, y alguien dice que el mismo murciélago, por volar es un ave, ambos juicios son falsos.

Aclarando, subrayo lo siguiente: en el primer ejemplo de los murciélagos, es verdad que el murciélago no es un ave; en el segundo ejemplo de los murciélagos, estos no son ni aves ni cuadrúpedos, ambos juicios son falsos. Cuando hablamos del tercero excluido, ambos juicios no pueden ser verdaderos, pero si pueden ser falsos como acabamos de ver. En este segundo ejemplo, los juicios son contrarios, pero no contradictorios. Lo contrario o la negación de ave, es no ave.

Cuando entre dos juicios contradictorios, no puede darse un juicio intermedio: Ejemplo: El murciélago es un ave o el murciélago no es un ave; en cambio un juicio contrario al anterior sería: El murciélago es un mamífero que vuela.

Cuando a la palabra ave se usa en los dos enunciados del primer ejemplo, se le restringe al mismo sentido, quedando libre de ambigüedades, no es verdad que el murciélago sea un ave. Por lo cual, las objeciones que se le puedan hacer al principio del tercero excluido, se presentan cuando el problema se plantea en forma ambigua.

Observa una presentación ambigua del tercero excluido: El presidente norteamericano, Barack Obama, es africano o es americano. Como respuesta te digo que Obama no es africano ni americano, es afroamericano. La ambigüedad del planteamiento es la que arroja esta respuesta, que es una tercera que no se encontraba incluida.

  1. Principio de la razón suficiente. Cuando Gottfried Leibniz escribió su  Teodicea, I, 44. Dijo:”…  jamás ocurre algo sin que haya una causa o al menos una razón determinante, es decir, algo que pueda servir para dar razón a priori de por qué algo existe y por qué existe de esta manera más bien que de otra manera.”

Más adelante dijo: “…Nuestros razonamientos están fundados sobre dos grandes principios: el de contradicción…, y el de la razón suficiente, en virtud del cual consideramos que ningún hecho podría hallarse ser verdadero o existente, ningún enunciado verdadero, sin que haya una razón suficiente por la que ello sea así y no de otra manera, si bien estas razones las más de las veces no nos puedan ser conocidas.” Monadología, §31-32.

Así es que la razón suficiente no es más que la determinación de que nuestros conocimientos son ciertos, cuando se basan en otros conocimientos que se tienen como verdaderos. También es cierto que no siempre nuestros saberes o conocimientos tienen una base anterior, una razón de ser. Pero sea como sea, nuestros conocimientos tienen una razón de ser; ya que todo conocimiento se debe apoyar en otro conocimiento. Las partes de un todo deben estar relacionadas entre sí, como se relacionan las letras que forman las palabras escritas.

Como habrás comprendido, te he dicho que el pensar tiene sus leyes, y ya sabes lo que le sucede a los infractores de las leyes, … si, eso mismo, tienen que pagar por sus faltas. Si te guías por lo que la lógica ha establecido, el discurrir de tus pensamientos, tus reflexiones te llevaran a la verdad, y todas tus conclusiones serán seguras. Por lo cual se ha de convertir en un imperativo categórico, al andar según lo establecido, en ser un hijo de la ley, un observador concienzudo del buen discurrir.

Por medio de la deducción se ha podido comprobar, que siempre que el hombre siembre un tipo de semilla determinada, lo que nace de esa semilla es lo esperado; si siembras maíz, cosecharas maíz, si siembras mango, es lógico que coseches mangos. Por eso, desde que el mundo es mundo, cada vez que una gallina pone un huevo, si se queda echada sobre ese huevo, a de nacer un pollito; solo en el cuento de Hans Christian Andersen, El patito feo, ese pato era un hermoso cisne, pero eso nada más sucede en los cuentos.

Hay que pensar en forma correcta para llegar a conclusiones correctas. Por esa razón te pido que acepte mi invitación a pensar, por qué no, ven y Reflexionemos Juntos.

Comentarios De Facebook

Check Also

Educar para Transformar II

Los maestros desempeñan un papel fundamental al ayudar a las personas a descubrir su verdadero …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *