¿De quién es la filosofía? III

Juan A. Tarrazo Lama

Según investigaciones llevadas a cabo en la Universidad de Yale, se ha descubierto que los seres humanos comienzan a razonar de manera rudimentaria a partir de los 6 meses de edad, y a medida que crecen, desarrollan habilidades de razonamiento más complejas a partir de los 3 años en adelante. Tanto las niñas como los niños, a medida que avanzan en edad, adquieren la capacidad de razonar de manera más sofisticada y elaborada. Este desarrollo cognitivo se ve influenciado por su entorno, los ejemplos que presencian, su educación y sus experiencias.

Independientemente de su edad, como adultos tenemos la responsabilidad de brindarles respeto y reconocimiento a los niños, niñas y jóvenes como sujetos capaces de pensar y practicar la filosofía. Esto implica proporcionarles las herramientas necesarias para su desarrollo y fomentar su participación activa en el ejercicio del pensamiento. En lugar de imponerles contenidos y metodologías adultas que limiten sus potencialidades, debemos facilitarles la construcción de su propio conocimiento y conducta, de manera cooperativa.

Los niños y niñas piensan incluso antes de ser reconocidos como pensadores. El problema radica en que a menudo asumimos que no lo hacen simplemente porque no se expresan verbalmente. Sin embargo, si prestamos la suficiente atención a su comportamiento y características, podríamos cambiar nuestra perspectiva y comprender que, de hecho, están pensando y procesando información de manera constante.

cooperativa generatio nova

Un experimento realizado por la Universidad de Yale reveló que un grupo de bebés de 6 meses fue capaz de presenciar una obra de títeres y distinguir entre el comportamiento de un personaje bueno, uno malo y uno neutral. Sorprendentemente, cuando se les dio la opción de elegir entre los personajes, en todos los casos optaron por el personaje de comportamiento bueno o neutral, excluyendo al de mal comportamiento. A partir de esto, podemos decir que existe algún tipo de capacidad de inferencia rudimentaria desde una edad tan temprana como los 6 meses, aunque los bebés aún no puedan expresar esto verbalmente. Estas ideas nos llevan a cuestionar la noción propuesta por Piaget de que a estas edades los niños solo experimentan un aprendizaje a través de la acción sensoriomotora.

Desde una edad temprana, podemos observar que tanto las niñas como los niños poseen características filosóficas innatas. Sin embargo, a medida que crecen, el modelo adulto y la influencia de la cultura y la sociedad dominante reemplazan estas características, imponiendo patrones de conducta adultos que hacen que pierdan estas inclinaciones filosóficas naturales. Este proceso comienza en cierta medida durante la adolescencia y luego, en muchos casos, se intensifica o se completa por completo en la etapa adulta.

En lugar de imponerles la cultura dominante, es necesario proporcionarles a los niños, niñas y jóvenes las herramientas y la libertad para construir una cultura y sociedad mejor a través de la filosofía. La filosofía desempeña un papel crucial en el razonamiento y el comportamiento, así como en la capacidad de concebir diferentes formas de transformar, anticipar metas y objetivos.

Además, la filosofía nos brinda la posibilidad de explorar y considerar medios alternativos, así como de experimentar con diferentes posibilidades y perspectivas. Al fomentar la práctica filosófica, les ofrecemos a las nuevas generaciones la oportunidad de generar nuevas formas de pensar, cuestionar y contribuir al desarrollo de un futuro más prometedor. Y ellos nos podrían dar cambio, renovación y frescura a la filosofía, pues ellos tienen una capacidad filosófica con potencialidad que puede ser también muy buena para el futuro de la filosofía.

cooperativa generatio nova

En lugar de imponerles la cultura dominante, es necesario proporcionarles a los niños, niñas y jóvenes las herramientas y la libertad para construir una cultura y sociedad mejor a través de la filosofía. La filosofía desempeña un papel crucial en el razonamiento y el comportamiento, así como en la capacidad de concebir diferentes formas de transformar, anticipar metas y objetivos. Además, la filosofía nos brinda la posibilidad de explorar y considerar medios alternativos, así como de experimentar con diferentes posibilidades y perspectivas. Al fomentar la práctica filosófica, les ofrecemos a las nuevas generaciones la oportunidad de generar nuevas formas de pensar, cuestionar y contribuir al desarrollo de un futuro mejor.21

Comentarios De Facebook

Check Also

Comentario breve a partir del libro “Filosofía del silencio” de Alejandro Arvelo

En la sociedad actual vivimos inmersos en una gran cantidad de estímulos e informaciones que …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *